Principios

Siete principios guian nuestro enfoque

La influencia creciente de nuestros miembros a nivel local, nacional e internacional se fundamenta en siete principios rectores.

1

Partir desde el nivel local

Reconocer el contexto local y comprender las perspectivas comunitarias del riesgo

Es fundamental que la experiencia de los diferentes desafíos a los que se enfrentan las personas en todo el mundo se utilice para informar no sólo los marcos globales y políticas nacionales, sino también los enfoques para la implementación de estas políticas a nivel local.

Es necesario comprender la realidad de las personas que viven en la primera línea de los desastres y en condiciones de fragilidad, inseguridad e informalidad, a fin de que las políticas y prácticas sean apropiadas y eficaces.

2

Asociarse y colaborar

Trabajar con todos los grupos y a través de todos los niveles para procurar los intereses de las personas en riesgo

La esencia de la creación y el desarrollo continuo de GNDR es la creencia de que juntas, las organizaciones de la sociedad civil son más fuertes. Asociarse con organizaciones dentro y fuera de las diferentes regiones y sectores en cuanto a acciones compartidas promueve la solidaridad, aumenta la oportunidad de afianzar el espacio político y mejora el impacto.

La colaboración va más allá de las alianzas de la sociedad civil: se necesita un enfoque de toda la sociedad para incluir a una serie de agentes estatales y no estatales, como las comunidades en mayor riesgo, los diferentes grupos comunitarios, los departamentos gubernamentales, los organismos internacionales, los grupos basados en la fe, otras redes, el sector privado, los medios de comunicación, o el sector académico, entre otros.

El camino a seguir consiste en conectarnos unos con otros, asociarnos, aprender y trabajar juntos.

3

Incluir a todos los grupos

Garantizar la inclusión de todos los grupos, en especial de aquellos que se encuentran en mayor riesgo

Las personas y grupos dentro de la sociedad por lo general se ven afectados de diferentes maneras por el impacto de los peligros extremos y las amenazas. Los diferentes niveles y tipos de vulnerabilidad son a menudo una consecuencia de las disparidades y desigualdades dentro de los países.

Debemos reconocer la transversalidad de la discriminación, en materia de género, etnia, discapacidad, orientación sexual (LGBTQI+), minorías religiosas, edad (ancianos, jóvenes y niños), que conduce a la vulnerabilidad.

Se debe prestar especial atención particularmente a las personas que viven en situación de pobreza y vulnerabilidad, que tienen un acceso limitado a la planificación gubernamental y a los procesos de toma de decisiones. Son estas personas las más afectadas por los efectos de estos procesos y quienes poseen importantes capacidades locales, conocimientos indígenas y experiencia.

4

Promover la igualdad de género

Implementar enfoques transformadores de género

Los enfoques transformadores de género reconocen que una de las barreras principales al desarrollo sostenible informado por el riesgo, que se interconecta con todos los demás impulsores del riesgo, es la desigualdad de género.

Si no se cuestionan y transforman las normas y costumbres profundamente arraigadas que perpetúan las relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres, no estamos cumpliendo nuestros compromisos de fortalecer la resiliencia. Para trabajar juntos de manera efectiva es necesario que reconozcamos el poder y la influencia del liderazgo de las mujeres.

Donde las comunidades en mayor situación de riesgo se enfrentan a una vulnerabilidad mayor, debemos procurar que se adopten enfoques que empoderen activamente a las mujeres para que tengan menos probabilidades de perder sus medios de vida, tengan más posibilidades de acceder a los servicios y aumentar su seguridad alimentaria, estén mejor preparadas para apoyar la resiliencia de sus comunidades y sean más capaces de encontrar soluciones, movilizarse, actuar y abogar por cambios que reduzcan los riesgos a largo plazo.

Para que este principio cobre vida, debemos asegurarnos de que se incorpore una perspectiva de género clara en el diseño y desarrollo de nuestro trabajo y que se promueva la igualdad de género en toda nuestra red, así como también desafiar a las organizaciones miembro a hacer lo mismo.

5

Movilizar diferentes recursos

Compartir recursos, fortalecer las capacidades, conocimientos y otras fuentes de resiliencia existentes

Es importante reconocer y movilizar el conocimiento, las habilidades y la experiencia locales que a menudo se ignoran. Compartir y combinar la experiencia, la toma de decisiones y el compromiso en todos los niveles es fundamental. Las comunidades en mayor situación de riesgo y las organizaciones de la primera línea deben gozar del espacio para influir, junto con la capacidad y el poder de tomar decisiones.

Un desafío constante para las comunidades en riesgo es la falta de acceso a financiación, que a su vez influye en la dinámica de poder. La transferencia y el intercambio de recursos son fundamentales para una adaptación eficaz al contexto local; no sólo mediante la canalización de financiación internacional hacia los actores locales, sino también mediante la aglutinación de recursos comunitarios para la acción colectiva.

Se deben movilizar diversos canales de financiación, desde fuentes institucionales como los donantes internacionales, las agencias de cooperación bilateral, las Naciones Unidas y las ONG internacionales, hasta fuentes individuales como las contribuciones individuales o de los grupos de la diáspora.

Además, el sector privado (desde las multinacionales hasta las pequeñas y medianas empresas) tiene un función que desempeñar en la movilización de recursos para la resiliencia de las comunidades en mayor riesgo. GNDR se encuentra en una posición única para apoyar el aspecto de la movilización de recursos de un movimiento de adaptación al contexto local: la Secretaría puede actuar como enlace entre los grandes donantes institucionales y las organizaciones miembro, mientras que la diversidad de la membresía de la red se puede aprovechar para fortalecer el conocimiento, las habilidades y la experiencia para asumir el liderazgo en la formulación de políticas y la planificación de la resiliencia.

6

Alinear las políticas y prácticas

Garantizar la coherencia entre la reducción del riesgo de desastres, las acciones frente al cambio climático y otros marcos y actividades de desarrollo

GNDR cree que la perspectiva de las comunidades en riesgo debe formar parte de todos los marcos internacionales. Ante situaciones complejas, inciertas o impredecibles, los hogares vulnerables adoptan estrategias de respuesta que son integrales, flexibles y reiterativas. Las familias hacen lo que pueden para proteger y mejorar sus vidas, medios de vida y bienes. El carácter complejo e interrelacionado de las amenazas y los peligros a los que están expuestas las personas no se puede abordar de manera adecuada si las soluciones no son integrales.

La coherencia comienza con la adopción de la perspectiva de las comunidades en mayor situación de riesgo para asegurarse de que los enfoques entre los diferentes niveles y los diversos acuerdos posteriores al 2015 se den en forma coherente en la primera línea, donde las políticas se traducen en la práctica.

7

Rendir cuentas a las comunidades locales en mayor riesgo

Asegurarnos de que rendimos cuentas y exigimos a otros que hagan lo mismo

La rendición de cuentas a las comunidades se trata del compromiso con las comunidades en mayor riesgo con las que trabajan nuestros miembros y de ser responsables ante la población local y responder a sus necesidades y a los riesgos a los que se enfrentan.

En definitiva, los miembros de GNDR intentan fortalecer la resiliencia de las personas en mayor situación de riesgo y, por lo tanto, somos responsables ante ellas por nuestras acciones. Una sociedad civil fuerte, responsable ante las comunidades locales, puede entonces desempeñar una función fundamental al apoyar, facilitar y exigir que los gobiernos y otros actores cumplan con sus mandatos, deberes y obligaciones y rindan cuentas a las poblaciones en riesgo.

{

Solíamos trabajar de manera participativa. Ahora trabajamos de manera inclusiva.

Lidia Ester Santana, Miembro de la comunidad Haina (República Dominicana)

Fotos

Foto (primera) : Jjumba Martin/GNDR

Foto (segunda) : Lambert Coleman

Descargue la estrategia completa

El documento completo de la estrategia de GNDR está disponible en formato PDF en cuatro idiomas.

Para saber más sobre el trabajo de nuestra red global, visite nuestro sitio web principal.

Nuestros patrocinadores

Este sitio fue posible gracias a las contribuciones generosas de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación y de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Share This